TESTIMONIO DE UN TRASPLANTE DE RIÑÓN PDF Imprimir E-mail
Escrito por Webmaster   
Miércoles, 22 de Diciembre de 2010 14:43

TENGO 14 AÑOS DE TRASPLANTADO, NO HE TENIDO PROBLEMAS NI SIQUIERA UNA FIEBRE POR CAUSA DEL RIÑÓN; SIEMPRE DÁNDOLE GRACIAS A NUESTRO SEÑOR JESÚS POR ESE REGALO.

 

En el año 1990, cuando tenía 25 años de edad, me diagnosticaron glomerulonefritis aguda. La noticia del tratamiento a llevar fue devastadora: hacer biopsia, tratamiento con cortisona, tarde o temprano someterme a diálisis y luego al trasplante de riñón.

Esto significó un cambio drástico en mi vida: dietas, reposo y cambios bruscos de ánimo como efecto secundario de la cortisona, todo con el objetivo de llegar lo más saludable posible al trasplante y además, dar tiempo a que apareciera el donante.

Lo más duro para mí en esa etapa fue lo que los médicos llaman “cara de media luna”; la cara se me hinchó de tal forma que hasta para mis amigos resultaba irreconocible.

Aquí, en Santo Domingo, me dialicé tres veces a la semana, durante aproximadamente tres meses, luego fuimos al Cleveland Clinic y me pusieron en lista de espera para recibir donación cadavérica, ya que no quería perjudicar a ninguno de mis hermanos a pesar de que todos se ofrecieron.

Mientras esperaba, mi salud se deterioraba rápidamente, a tal punto que después de 11 meses de diálisis había rebajado 18 libras; pesaba 130 libras y ya no podía ni subir las escaleras del tren en New York, por lo que mi hermano Saúl, dos años menor que yo, decidió donarme el riñón.

Esta decisión me causó sentimientos encontrados: mi hermano, mi amigo, mi protegido, mi adoración, con quien compartía habitación, ¿someterlo a esa operación? Por otro lado, me sentía orgulloso y feliz de tener cuatro hermanos dispuestos a todo por mí.

A partir de ese momento hay una parte de Saúl que vive en mí y nos une más. Cada suspiro, cada latido de mi corazón, me recuerda a mi hermano, porque por la gracia de Dios y por él estoy vivo y disfrutando la vida saludablemente.

Quiero aprovechar esta oportunidad para decir a través de esta prestigiosa revista: que todos los días doy gracias a Dios por mi familia, por nuestros padres que nos enseñaron lo que es el amor entre hermanos y el valor de la familia. A Saúl, que todos los días pienso cómo demostrarle lo que siento por él, cómo agradecerle lo que hizo por mí y he llegado a la conclusión de que la vida no me alcanzaría para darle las gracias; con palabras no lo puedo expresar; le deseo toda la felicidad que se merece junto a su hermosa familia y que el amor que une nuestras familias no es más que una bendición de Dios dada a través de nuestros padres.

 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.